Esta es una carta de cosas que recordar para un futuro no muy lejano:

    Espero que no te sientas ridículo al leer este mensaje. Sólo lo escribo con el objetivo de que recuerdes de dónde procede tu forma de ser y de pensar. Estás en frente de muchas situaciones que no tienen sentido o eso parece por el momento. Tu vida está dando un cambio profundo y seguramente aún lo estarás notando: las grandes transformaciones tardan en completarse, pero son necesarias para llegar a ser quien te propones.

​    Nadie puede ponerse en tu lugar, si cabe podrían imaginarselo; sin embargo, es aquello que te está tocando vivir lo que te convierte en valiente. Esa es la cualidad que se demuestra ante las adversidades. A veces necesitas poner tu vida al límite para darte cuenta de lo que significa ser «humano». Con esto pretendo que creas de verdad que serás merecedor de estar en lo más alto, en la cima del éxito. Pero todo tiene un precio. Puede que nadie comprenda por qué persigues sueños, pero para ti eso significa tener plenitud y alegría al levantarte cada día saboreando cada respiración de aire puro; y dejar pasar los pensamientos traviesos que intentan interrumpir tu armonía, y que no te dejan alcanzar tu sueño.


Eres el dueño de tu mundo:

El universo que estás creando día a día y del que salen frutos jugosos que representan lo que eres: hoy, mañana y siempre. Ahora no puedes rendirte, en medio de la tormenta encontrarás las respuestas que estabas buscando.
​    Recuerda: continúa el camino, sin dejar de disfrutar de tu familia y de tus amigos. Ama a tu entorno; y a las personas por sus virtudes aunque cometan errores. Lo único que merece la pena es vivir. El tiempo que tienes es para saborear cada instante con lo que te apasiona.
​   Esta carta es sólo para ti, es sólo un recordatorio por si en el futuro ves las cosas de otra forma.

   Nunca lo olvides: el mañana es sólo un espejismo, una sombra en la «caverna».

 

Share: