El peor enemigo son las relaciones tóxicas: Amistades que debes romper

Soledad era una joven que creía en la amistad por encima de todo. Era capaz de hacer cualquier cosa por ayudar a sus amigos. Ella siempre conseguía sacarle una sonrisa a quien le pedía consejo para solucionar sus problemas. Curiosamente, cuando le surgía alguna dificultad, sólo se apoyaba en sus familiares, porque inconscientemente sabía que ninguno de sus amigos podría ayudarla.

Hubo un momento en que una de sus amigas, Angustias, consiguió sonsacarle la razón de su sufrir. Ella le contó su problema y esa fue una de las peores decisiones que tomó. Angustias le contaba todos sus pesares y se sentía una persona muy desgraciada, lo que le hacía envidiar a su inocente amiga, porque aparentemente su vida estaba llena de alegría.

Bastó con que Angustias supiera uno de los problemas de Soledad, para cultivar su mala suerte y desventura. A partir de ese momento, Angustias procuraba crearle inseguridad, malestar y desconfianza: cada vez que se veían, «hincaba el dedo en la llaga».Le producía alivio ver que a otra persona le iba mal.

Otro enemigo es la envidia

Llegó el día en que Soledad descubrió la maldad de Angustias, pues comprobó que le daba malos consejos. Sintió gran impotencia y desazón cuando una amistad en común le reveló que Angustias le había contado todos sus problemas, como tema central de conversación. Así que comenzó a alejarse de Angustias y dejó de abrirle su corazón. La había estado «intoxicando» de envidia, celos y desgracia.
Entonces comprendió que el peor enemigo son las relaciones tóxicas;  que ser amable y servicial no valía para todas las personas. Lo que a uno le podía parecer correcto, a otro le perjudicaba y dañaba; porque siempre habrán almas corrompidas por la desdicha, y otras iluminadas por la bondad.

Share: