“La inspiración llega cuando menos te lo esperas”.

Naciste fugaz desenfrenada, y pronunciaste
tus primeras palabas a la luz de una lámpara.
Al anochecer, tu insomnio se apoderaba de mí.
Desde entonces eres mi fiel amiga e íntima enemiga.
Muestras cada día las dos caras de la misma moneda.
Recuerdas mis errores e intentas evitarlos a escondidas.
Reconozco que te necesito.
Eres la fuente de mis pensamientos.
Espero no olvidarme nunca de tu existencia.

Celebro tu nacimiento,
querida Conciencia.

Comentarios

Aún no hay comentarios. ¿Por qué no comienzas el debate?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.