En este momento estás viendo Lo que necesitas es café
Lo que necesitas es café, y lo sabes

Lo que necesitas es café

¿Recuerdas la primera vez que probaste el café?

Es curioso. Nuestro sentido del gusto también puede percibir sabores a través del olfato. Al preparar esta bebida se emite un aroma inconfundible. Ese aroma que a muchos de nosotros nos recuerda momentos e incluso sensaciones. Todo esto es posible sin haberlo bebido: nuestro cerebro es prodigioso y aún no lo hemos comprobado.

Creo recordar que no me gustaba el café; pero hubo un momento en que comencé a socializarme más, a conocer el mundo y las relaciones personales. Fue en uno de esos momentos en que necesitaba hablar y liberar todos mis pensamientos, y alguien me dijo: «Tú lo que necesitas es tomarte un café, si no estás acostumbrada, pídelo con leche». Me parecía un trago amargo, un sin sentido, habiendo otras bebidas dulces y apetitosas.

Por aquel entonces, no conocía lo que realmente era hacerse mayor y tener responsabilidades.

Luego pienso, ¿por qué lo sigo consumiendo? Bien, es bastante contradictorio, pero como la vida misma, uno se adapta a los problemas, y al ritmo de la cafeína. Cuando conoces tanto una situación, un sabor o un aroma, acabas acostumbrándote. Se vuelve tan habitual que crees no poder vivir sin él.

Hay cosas que debemos hacer aunque no nos terminen de gustar; pero hay que recordar aquello que nos apasiona, y lo desconocido que nos asusta. No dejemos que la inercia decida por nosotros. El destino está en nuestras manos.
Entonces me apliqué el consejo. Ahora me encanta el té.
¡Hasta pronto!

Deja una respuesta